cómo comprar tu piso en Suecia

Comprar tu piso: guía indispensable

La semana pasada escribí sobre los pisos de alquiler >>>, una forma muy común de vivir en Suecia. Casi el 60% de los pisos son de alquiler y el 40% son de compra. Pero, ¿cómo funciona el tema de la compraventa de los pisos en Suecia? ¿Cuáles son las ventajas de comprar tu piso?

¿Qué es un «bostadsrätt»?

La forma más sencilla de explicarlo sería compararlo con una propiedad en condominio. Cada dueño compra el derecho de vivir en su piso, chalet o adosado, pero junto con otros propietarios comparten ciertos espacios comunes. Hay una comunidad de vecinos, «bostadsrättsförening», que cada año elige la junta de vecinos, «styrelse», que es la que toma las decisiones sobre la comunidad.

Se paga una suma de dinero de entrada, «insats», para tener el contrato de propiedad de la vivienda, aunque en realidad nunca se es dueño legal del piso, ya que el piso forma parte de un edificio que es de propiedad común de los miembros de la comunidad. Todos los meses se paga la cuota de la comunidad de vecinos, «månadsavgift«, para los gastos de los espacios comunes. Esta cuota depende de las finanzas de la comunidad, ya que tiene que cubrir todos los gastos de cuidado y limpieza de espacios comunes, seguros, mantenimiento, etc.

En caso de querer realquilar el piso por un tiempo limitado se tiene que consultar a todos los miembros de la comunidad, para que la junta de vecinos de su visto bueno.

¿Como se compra un piso en Suecia?

En realidad no se trata de una compraventa como tal. Es más bien un traspaso del derecho de vivir en un piso >>>. El que «vende» su piso decide la cantidad mínima que quiere por el traspaso, y luego hay una puja, «budgivning». El que ofrece más dinero, «högstbjudande», se queda con el contrato.

¿Qué ganas con comprar tu piso?

A pesar de pagar una entrada bastante fuerte y una cuota mensual, puede resultar más barato a la larga, sobre todo si deseas vivir en una zona donde los alquileres son altos. Si la situación económica de la comunidad es buena, la cuota mensual puede ser muy baja.

En un piso de alquiler no puedes hacer reformas, no puedes cambiar nada de nada. En un piso «comprado» tienes la posibilidad de hacer las obras que quieras, siempre y cuando la comunidad de su visto bueno. Gracias a esto puedes aumentar el valor de tu piso, con la esperanza de no sólo recuperar tu entrada sino también ganar algo de dinero el día que decidas venderlo. Muchas personas ven la compra de un piso como una inversión.

¿Cuáles son los puntos en contra de comprar tu piso?

Aparte de que tienes que tener una gran cantidad de dinero para pagar la entrada o la posibilidad de pedir un préstamo en un banco, también tienes una responsabilidad económica más grande. Si la junta no hace bien su trabajo o algo se estropea en el edificio, todos los propietarios tienen que pagar su parte correspondiente. Si algo se estropea en tu piso, lo tienes que pagar tú. En un piso de alquiler no tienes esa responsabilidad, ya que el casero es el responsable y si algo se estropea le llamas y lo arregla. Tu única responsabilidad es pagar el alquiler todos los meses.

En una comunidad de vecinos tienes también más responsabilidades para con la misma comunidad: limpieza de espacios comunes, mantenimiento y otras actividades que decide la junta.

Puede ser un poco arriesgado comprar tu piso, así que antes de dar el paso, debes asesorarte bien >>>. Pero no deja de ser una opción interesante, sobre todo si eres un manitas y te gusta hacer reformas en tu casa o si quieres poder participar en las decisiones sobre tu vivienda. Te ofrece una relación más directa con tus vecinos y una mayor libertad.

Ahora que conoces los dos tipos de pisos que existen en Suecia, ¿cuál prefieres y por qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *