La pascua sueca - entre brujas, huevos y plumas

Brujas, huevos y plumas – así es la Pascua sueca

Estamos en Semana Santa o Pascua, como prefieras llamarla, una semana altamente religiosa en el mundo hispanohablante. Pero este no es el caso en Suecia. De hecho, hoy en día no tiene casi nada que ver con el sentido original de la semana. Suecia es un país laico, sin religión oficial, y por lo tanto no existen celebraciones religiosas fuera de los lugares de culto.

La Pascua religiosa

Suecia era un país luterano / protestante desde el siglo XVI hasta el año 2000, cuando se separó por completo la Iglesia del Estado sueco. Alrededor del 56% de la población sueca pertenece a la Iglesia Luterana, aunque menos del 20% suele ir a la iglesia con regularidad.

La celebración de la Pascua religiosa empieza el Domingo de Ramos («Palmsöndagen») y los días siguientes se denominan «la Semana en Calma» («Stilla veckan») en conmemoración del sufrimiento de Jesús. Son los últimos días de la Cuaresma. Tradicionalmente es una semana contemplativa, de hablar poco y de pensar en el sacrificio de Jesús.

El Miércoles se llama «Dymmelsonsdag» porque se cambia el badajo metálico (el palo que hay dentro de una campana y que hace que suene) por un palo de madera, llamado «dymmel», para que las campanadas no suenen tan fuerte. El Sábado se vuelve a colocar el badajo normal.

Hasta el año 1969, el Viernes Santo era un día de luto nacional. Todas las tiendas estaban cerradas y estaba muy mal visto divertirse lo más mínimo ese día. Hasta sonreír se consideraba un pecado. El mejor plan era pasar el día sentado, en silencio, pensando en el sufrimiento de Jesús. Por eso su nombre, «Långfredag» («Viernes Largo») le viene perfecto. Era un día muy, muy largo para todos.

El Sábado se celebra la Víspera de la Pascua («påskafton»), que era otro día de espera, aunque sin unas reglas de comportamiento tan estrictas.

El Domingo de Resurrección («påskdagen») es cuando empieza la Pascua propiamente dicha. Por eso es día festivo en Suecia el Lunes que viene («annandag påsk»).

La Pascua pagana

La mitología nórdica y las creencias populares >> nunca dejaron de existir, aunque muchas costumbres se celebraban a escondidas de la Iglesia.

Las brujas de Pascua («påskkärringar») dan el toque mágico a la semana. Hoy, Jueves Santo («Skärtorsdag»), parten hacia Blåkulla, volando en sus escobas. Algunas brujas viajan en compañía de sus gatos negros. Lo que sí llevan todas es una cafetera, porque ¡horror!, ¿te imaginas que se encuentren a kilómetros de casa y llegue la hora de tomar fika y ellas sin cafetera? No puede ser. También las brujas necesitan su dosis de cafeína.

¿Cómo reconocer a las brujas? Llevan falda, delantal, un pañuelo en la cabeza, pecas en la cara y unas mejillas muy rojas. Normalmente se disfrazan tanto los niños como las niñas de esta forma, van y tocan las puertas de sus vecinos y piden chucherías y dinero. Si les regalas algo, te regalan un dibujo o una tarjeta hecha a mano. Pero este año no habrá brujas.

En el sur de Suecia se encienden hogueras, «påskbrasa», la noche del Sábado, para ahuyentar a las brujas en su retorno de Blåkulla.

Hay huevos y más huevos por todas partes

El símbolo de la Pascua sueca es un huevo o un polluelo saliendo del cascarón. Mires a donde mires hay huevos – se decoran las casas con huevos de plástico, se regalan huevos de cartón rellenos de chucherías, se pintan huevos, se esconden huevos con pistas, las cortinas típicas son amarillas con huevos de colores, se comen huevos de mil maneras…. Durante esta semana se consumen alrededor de ¡60 MILLONES de huevos en Suecia!

Pero eso no es nada comparado con la cantidad de chucherías que se come durante esta semana – ¡13.400 toneladas!

La Pascua sueca es muy colorida

El color amarillo es el predominante durante esta semana, pero los huevos pintados y las plumas de colores dan un toque muy bonito.

La Pascua cae siempre en primavera, y el retorno de la luz y el calor es algo muy esperado después de un invierno oscuro y frío. Se sabe que ha llegado la primavera cuando ves salir las primeras flores, brotan hojitas verdes en los árboles y regresan los pájaros migratorios.

Para simbolizar este renacer de la naturaleza hay mucha gente que coloca ramitas tiernas de abedul en floreros y decoran las ramitas con plumas de colores y huevos de plástico. Al cabo de unos días empiezan a brotar hojitas de las ramitas – ¡llegó la primavera! Si eres alérgico al polen, no lo hagas. En ese caso, elige un abedul u otro árbol fuera, decóralo con plumas y espera a que salgan las hojitas.

La Pascua sueca es un tiempo para comer y descansar

Gracias al calendario luterano, hay cinco días de descanso en Suecia – Jueves, Viernes, Sábado, Domingo y Lunes. La mayor parte del tiempo se pasa comiendo.

¿Quieres organizar una comida típica sueca en tu casa? Aquí encuentras recetas de varios platos tradicionales >>.

Si te ha gustado este post, no te olvides de compartirlo con tus amigos.

Aquí abajo tienes los botones para compartirlo directamente en tus redes o imprimirlo, si lo quieres guardar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *