El pato más querido en Suecia es el Pato Donald.

Cómo un pato se coló en los corazones suecos

Algunas costumbres no tienen una explicación lógica. Porque vamos a ver, ¿qué tiene que ver el Pato Donald con la Navidad en Suecia? Nada en absoluto, ¿verdad? Y aún así, es una figura casi más importante que el propio Papá Noel. Es una historia bastante interesante.

Todo empezó en 1960 cuando la tele sueca compró los derechos para emitir un programa especial de Navidad de Walt Disney que se había estrenado en la tele americana dos años antes, «From All of Us to All of You« >>. En el programa original se ve a Walt Disney presentando las tarjetas de Navidad que ha recibido de algunos de sus personajes más famosos, como el Pato Donald, el Ratoncito Mickey, Cenicienta, Blancanieves, La Señorita y el Vagabundo y muchos más.

Blancanieves y los Siete Enanitos cantan y bailan

Los suecos se quedaron encantados con el programa y pidieron que se repitiera el programa para la Navidad siguiente. Y así fue. Cada Navidad desde el 1960 se ha podido ver «Kalle Ankas Julafton» en la tele sueca a las tres de la tarde. Es uno de los programas más vistos año tras año y siempre está en el Top 5.

Si te asomas a la calle un 24 de diciembre a las 3 y pico de la tarde vas a encontrar las calles desiertas. La hora del Pato Donald es casi sagrada y la gente ve el programa, año tras año, a pesar de sabérselo de memoria.

El Pato Donald en la selva

El año que se rebeló la población sueca

La tele sueca había comprado los derechos del programa por diez años. Al terminar el contrato no tenían la intención de renovarlo. La noticia llegó a la prensa y la población puso el grito en el cielo. ¡Una Navidad sin el Pato Donald no es una Navidad! «Ingen Jul utan Kalle!» Llamaron enfurecidos a la Atención al Cliente de la tele sueca, lograron saturar todas sus líneas telefónicas durante días. Incluso había manifestaciones delante de la sede de la tele sueca. Al final, no hubo más remedio que renovar el contrato. Desde entonces ni se les ocurre no renovarlo.

La hora del periódico y el pitillo

Muchos padres suecos sienten una necesidad imperante de ir al quiosco a comprar el periódico o tabaco poco antes de finalizar «el Pato Donald». Como los niños están absortos viendo el programa ni se enteran de que los padres desaparecen.

Y como por arte de magia llama Papá Noel a la puerta nada más terminar el programa. ¡Pobre papá que se pierde su visita este año también!

Ahora que conoces la importancia del Pato Donald en la cultura sueca, ¿lo ves con otros ojos? ¿Vas a ver el programa hoy? Se emite a las tres de la tarde, como todos los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *