Todo lo que necesitas saber sobre los pisos de alquiler

El piso de alquiler, la vivienda más económica

Si tienes un contrato de alquiler eres «hyresgäst» y la persona, empresa o municipio que te lo alquila se llama «hyresvärd». Puedes vivir en la vivienda el tiempo que tú quieras, a cambio de un alquiler mensual.

Las condiciones del alquiler vienen en el contrato, «hyreskontrakt». Normalmente son cosas bastante básicas, como no hacer ruido, no molestar a los vecinos y no dejar bicicletas por el rellano. Es la opción más económica, porque los precios de los alquileres son bastante fijos y no suben mucho. Al entrar pagas una fianza, que suele ser de una o dos mensualidades. Si no has dañado la vivienda recuperas ese dinero al dejar el piso.

Un consejo valioso

Aquí tengo que darte un consejo que te puede ahorrar mucho dinero. En Suecia son muy maniáticos con la limpieza del piso a la hora de dejarlo, y te conviene dedicar un par de días a limpiar el piso antes de que termine el contrato. El casero va a mandar un perito a valorar el estado del piso y si encuentra desperfectos que has causado durante tu estancia en el piso te cobran por ello. También te cobran si la limpieza del piso no es impecable. ¿Has visto la publicidad de Mister Proper y la prueba del algodón? Esto es literalmente lo que hacen. Si la limpieza final del piso no pasa la prueba del algodón contratan a una empresa de limpieza y te cobran por este servicio. Y cobran muy caro su trabajo.

El arrendatario tiene la responsabilidad de ocuparse del mantenimiento de la vivienda, es decir, cada 10 – 15 años hace obras en el piso, como por ejemplo, pintar o cambiar los papeles de las paredes. Si algo se estropea en el piso, por ejemplo, la nevera deja de funcionar o se atasca el desagüe, llamas al casero y te manda al manitas de la urbanización para arreglarlo. Tienes la obligación de mantener el piso en buen estado, pero no tienes derecho a hacer reformas ni de cambiar nada en el piso.

En muchos lugares puede resultar un poco complicado conseguir un contrato de alquiler, así que lo recomendable es ponerse en «bostadskö» (lista de espera) lo más pronto posible. Todos los municipios tienen sus propias listas y te registras en la web del municipio donde quieres vivir. En muchos lugares hay también empresas que gestionan sus propias listas de espera. Estas listas son de pago, pero sólo te pueden cobrar la cuota si realmente te consiguen una vivienda.

Hyresgästföreningen

Hay una asociación nacional que vela por los derechos de los inquilinos. Se llama Hyresgästföreningen >>> y su función es ayudar a los inquilinos si tienen algún problema con el casero o con sus vecinos. Hay que pagar una cuota, actualmente 85 coronas al mes, y a cambio tienes acceso a sus abogados que te pueden ayudar en caso de pleito. También ayudan a mantener los alquileres bajos, evitando que los caseros puedan cobrar de más.

Alquilar un piso de segunda mano

Cuando uno acaba de llegar al país y no lleva tiempo suficiente en una lista de espera para un contrato de alquiler es común recurrir a los contratos de segunda mano, «andrahandskontrakt». Es un contrato de alquiler por un tiempo limitado, y el tiempo tiene que constar en el contrato. Ha habido fraudes con los contratos temporales y por eso es muy importante que te asegures de que realmente se trata de un contrato legal. Para que sea legal tiene que tener el visto bueno y la firma de algún representante de la inmobiliaria, la firma de la persona que tiene el contrato y tu firma. En este caso, la persona que tiene el contrato fijo se convierte en tu arrendatario, no la empresa que es dueña del edificio. Si esa persona decide terminar su contrato o lo pierde, tú también te quedas sin vivienda. Pero si el contrato es legal, puedes reclamar tus derechos con la ayuda de Hyresgästföreningen, si eres socio.

Terminar un contrato de alquiler

Si decides terminar tu contrato de alquiler, sea a tu nombre o de segunda mano, tienes que avisar con tiempo. Este tiempo se llama «uppsägningstid». Si alquilas de segunda mano tienes normalmente un tiempo de preaviso de tres meses y si el contrato está a tu nombre, un mes. Si el casero decide que ya no puedes seguir viviendo en el piso te tiene que avisar con tres meses de antelación.

¿Qué te ha parecido esta información? Déjame un comentario. La semana que viene te contaré todo lo que necesitas saber si decides comprarte una vivienda.

¿Estás pensando en mudarte a Suecia? Lee estos posts sobre la vida en Suecia >>>.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *