Raoul Wallenberg, desaparecido pero no olvidado.

Raoul Wallenberg – El héroe que desapareció

«Esto no puede ser. Tengo que ayudar, de alguna manera…. Es mi deber como prójimo. Cada día me encuentro con más personas que han huido de las crueldades de los Nazis. Pero, ¿qué puedo hacer yo?» Así empieza un programa para niños sobre la vida de Raoul Wallenberg >>, el diplomático sueco que desapareció en el año 1947, dos años después de haber sido detenido por el Ejercito Rojo. Lo que pasó después de su detención sigue siendo un misterio y una controversia diplomática internacional.

¿Quién era Raoul Wallenberg?

Nació en el año 1912 en Estocolmo. Perteneció a una familia sueca muy conocida, los Wallenberg. Es un apellido que la gente a nivel internacional relaciona con banqueros y diplomáticos. Su abuelo paterno era diplomático sueco en Japón y ayudó a su nieto para que estudiara Arquitectura en Estados Unidos.

Al graduarse en el 1935 su abuelo le enchufa para trabajar para una empresa sueca en la Ciudad del Cabo en Sudáfrica, pero a Raoul le aburre sobremanera ese trabajo y decide aceptar un trabajo en un banco en Haifa, entonces bajo el Mandato Británico de Palestina. En esa época convivían musulmanes y judíos en Palestina y no existían los conflictos que hay hoy en día. Cada vez llegaban más judíos a Palestina, procedentes de las zonas ocupadas por los Nazis. El estado de Israel no se creó hasta el año 1948, cuando la comunidad internacional supo del Holocausto.

A Raoul tampoco le gusta demasiado el trabajo en el banco, así que decide volver a Estocolmo en el año 1936. Tiene 24 años y quiere una vida con más acción. Mientras estuvo en Palestina se hizo amigo de varios judíos europeos y se entera de las injusticias cometidas contra ellos. Le parece horrible que la gente pierda sus casas, sus negocios, su dinero y tengan que huir, solo por el hecho de tener una cierta religión. Gracias a sus amistades de Haifa, consigue un trabajo en una empresa húngara. El dueño de la empresa es judío y el papel de Raoul es representar al dueño en aquellos países europeos que no permiten la entrada a judíos.

Raoul Wallenberg en Budapest, Hungría

Raoul Wallenberg fue nombrado primer secretario de la delegación sueca en Budapest en el año 1944, un cargo que tuvo entre julio y diciembre de ese año. Tenía 32 años y mucha experiencia viajando por las zonas ocupadas por los Nazis. Oficialmente era un trabajo «tranquilo» en la embajada pero su misión en realidad era salvar al mayor número posible de judíos y sacarlos de Budapest. Sabía que era una misión muy peligrosa, que en cualquier momento le podían matar. Parece algo sacado de una película, pero no, así era la realidad de esa época. Recuerda que estamos hablando de sacar a judíos de una ciudad ocupada por los Nazis, en los últimos meses de la guerra y en plena campaña de Holocausto.

Raoul usó su estatus diplomático para sacarles de Budapest. A muchos les otorgó «pasaportes protegidos», unos documentos no oficiales pero que parecía que lo fueran. También tramitó permisos de trabajo falsos, escondió a personas en la misma embajada e incluso creó casas seguras en la ciudad de Budapest, al colocar letreros con «Biblioteca de Suecia» o «Instituto Sueco de Investigaciones» en las puertas. En muchos casos llegaba a la estación de Budapest justo cuando estaban llenando los trenes que iban camino a los campos de concentración. Con engaños, astucia, diplomacia y sobornos consiguió salvar a miles de personas.

El legado de Raoul Wallenberg

No se sabe exactamente cuántos judíos consiguió salvar, pero fueron varios miles. Hay quien dice que salvó a cientos de miles de personas en los cinco meses que estuvo en la embajada sueca.

En Budapest habían creado dos guetos judíos, donde vivían hacinados y en unas condiciones horribles. Hacía finales de la guerra, Hitler dio órdenes directas de destruir los guetos judíos de Budapest y de asesinar a todos los habitantes. Dicen que Raoul Wallenberg consiguió impedir que lo hicieran. Si eso es cierto, salvó a las 120.000 personas que todavía vivían en los guetos al terminar la guerra.

¿Pero qué pasó después?

Raoul Wallenberg fue detenido el 17 de enero de 1945 por las fuerzas soviéticas cuando el Ejército Rojo entró en Budapest para liberar Hungría de los Nazis. Los soviéticos acusaron a Raoul de ser espía de Estados Unidos. Fue llevado preso a Moscú y lo último que se sabe con certeza es que pasó dos años en una prisión allí.

Hasta ahora no hay pruebas oficiales de lo que le pasó a Raoul Wallenberg. Existen muchas teorías: que murió en Moscú, que los soviéticos lo trasladaron a la isla de Wrangel, que lo mandaron a un campo de trabajo… Pero no hay pruebas fehacientes.

La muerte de Raoul Wallenberg sigue siendo un misterio.

Reconocimiento mundial

Raoul Wallenberg es «ciudadano honorario» de los Estados Unidos, Canadá, Hungría, Australia e Israel. En la antesala de la entrada al Capitolio de Washington hay un busto en su honor. Existen una gran cantidad de calles y plazas con su nombre en muchos países. En Montevideo, Uruguay, hay un colegio que lleva su nombre.

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg es una organización no gubernamental sin fines de lucro que desarrolla proyectos educativos y de divulgación que promueven los valores de solidaridad y coraje cívico. Desde el año 2013 entrega un premio, «Raoul Wallenbergpriset», el día 27 de Agosto en la plaza Raoul Wallenberg en Estocolmo. Este premio se da a personas que trabajan con niños y jóvenes en proyectos sobre racismo, solidaridad y la igualdad entre todas las personas.

Desaparecido pero no olvidado

¿Qué te ha parecido este post? ¿Conocías a Raoul Wallenberg, habías oído su nombre? Mañana (el 27 de agosto) se celebra el día de Raoul Wallenberg en Suecia. Ahora ya sabes por qué y quién era.

Otro sueco famoso a nivel internacional que también luchó por los derechos humanos y la igualdad entre todas las personas fue Olof Palme >>. También murió asesinado y tampoco se sabe quién lo hizo.

Dos muertes que dejan muchas preguntas y pocas respuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustan las galletas? A mí también, y si es con café mejor. Estas cookies virtuales no se sirven con fika, pero son igual de importantes. Acéptalas para que tu visita a esta web sea mejor.    Ver Política de cookies
Privacidad