Sommarstuga, la vuelta añorada a las raíces campesinas – Sueco Médico Online
Los suecos desaparecen un mes al año - se van a su "sommarstuga". Pero ¿qué es?

Sommarstuga, la vuelta añorada a las raíces campesinas

Cuando piensas en Suecia, ¿qué imágenes vienen a tu mente? ¿Una sociedad desarrollada, moderna, sin prejuicios, igualdad entre géneros, sociedad de bienestar…? ¿O una sociedad tradicional, rural, desconectada del estrés de la vida urbana? La verdad es que todo eso es cierto. Y el nexo común se llama «sommarstuga».

¿Qué es «sommarstuga?

Es una cabaña o casita en algún pueblo en el campo, que sólo se habita durante los meses de verano. A pesar de lo fácil que sería convertir la casita en una casa ultra moderna, la gran mayoría de los suecos prefieren dejarla tal como era hace mucho tiempo. Es decir, es una casa con lo básico nada más. Otras maneras de denominar este tipo de casa son : «fritidshus» >>, «lantställe», «semesterhus», «sommartorp» y «stuga».

Imagínate un retiro budista

Creo que es la mejor forma de describir cómo es veranear en una «sommarstuga». Se vive sin estrés, sin reloj y sin obligaciones. Hay tiempo de sobra para meditar, pensar, caminar y usar el cuerpo para las tareas básicas. En la ciudad todo es cuestión de apretar un botón y todo se soluciona. Veranear en el campo significa cambiar de vida completamente, volver a las raíces, viajar en el tiempo, conectar con el hombre rural que una vez fuimos.

¿Cuánta gente tiene una «sommarstuga» en Suecia?

Cerca de la mitad de la población en Suecia tiene acceso a una casita para veranear, ya sea suya propia, alquilada, compartida con otras personas o compartida con familiares.

¿Cómo es la «sommarstuga» perfecta?

El tamaño en sí no importa. Lo que sí es importante es que esté cerca de la naturaleza: un lago dónde bañarse, prados donde recoger flores, un bosque donde pasear y soñar despierto, y tener lugares más o menos «secretos» donde buscar bayas en verano y setas al inicio del otoño.

Otro factor importante es que no haya vecinos cerca. Uno quiere vivir a su aire, sin tener que preocuparse por el «que dirán». El mes de vacaciones también es un descanso de la vida social obligada en las ciudades.

En cuanto a la casa, preferiblemente tiene que ser pequeña y un poco incómoda. No estamos hablando de «glamping», todo lo contrario. Lo rural y un poco primitivo es lo deseado. Y esto no tiene nada que ver con el nivel económico de la familia. La gente elige vivir de esta manera, un mes al año. En vez de agua corriente, tienen un pozo en el jardín. Una chimenea en vez de calefacción central. Incluso hay personas que prefiere que no haya luz eléctrica, para de esta manera tener que regirse por el horario natural e ir a dormir cuando tienen sueño y levantarse cuando hayan descansado lo suficiente.

Obviamente están «prohibidas» las redes sociales y los teléfonos móviles, porque ir al campo supone una desintoxicación de los dispositivos.

Las casas de veraneo no suelen tener lavadora. El verano es el momento perfecto para lavar a mano y secar la ropa en cuerdas en el jardín. Algunas familias pasan por la casa de la ciudad un par de veces a lo largo del mes de vacaciones para lavar la ropa en la lavadora y así solucionan la cuestión.

Utedass, la letrina sueca

Muchas casas veraniegas no tienen baño en la casa. La ducha está en el jardín y consta de un cubo de agua detrás de una cortina. Si hay un lago cerca, se baña en el lago. Asunto arreglado.

Pero creo que lo más curioso de una «sommarstuga» es su «utedass». Es una casita de madera que se encuentra cerca de la casa pero en alguna parte un poco escondida del jardín. La puerta, también de madera, suele tener un agujero en forma de corazón, que sirve de ventilación y de tragaluz. Dentro de la casita hay un banco de madera con uno o varios agujeros. Aquí es donde la gente hace sus necesidades.

Hay diferentes soluciones a esta cuestión, desde un simple cubo que se vacía en puntos de recogida especiales hasta baños secos compostables. «Mulltoa» es un invento sueco y es un WC biológico que convierte los desechos en tierra. Lo que tienen en común todos es que no necesitan agua para funcionar y por lo tanto son mejores para el medioambiente.

Tradicionalmente se decoraba el «utedass» con una foto de la familia real. ¿Por qué? No se sabe. Tal vez por eso de que cada uno en su trono y ahí conversando…

El verano sueco es de otro nivel

Si alguna vez has estado en Suecia durante el verano sabes que no es para nada como te lo imaginabas. La gente habla de Suecia como si fuera un país siempre oscuro y aburrido, y el verano sueco es todo lo contrario.

Si no puedes seguir tu reloj biológico y resetearlo, como hacen los suecos durante las vacaciones, tal vez te vienen bien estos consejos para poder dormir a pesar de la claridad de la noche sueca >>.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustan las galletas? A mí también, y si es con café mejor. Estas cookies virtuales no se sirven con fika, pero son igual de importantes. Acéptalas para que tu visita a esta web sea mejor.    Ver Política de cookies
Privacidad